Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Maestre Juan, atabalero y entallador. Vecindad en 1559

La aceptación de un vecino nuevo traía siempre aparejadas ciertas obligaciones para con el nuevo morador de la ciudad y también para el mismo con esta. Muchos eran los privilegios que ganaba el nievo ciudadano al conseguir su residencia, esta debía ser aprobada en consistorio así muchos pasaban largo tiempo residiendo en la ciudad antes de conseguir que se les diese vecindad. Normalmente los requisitos para ser vecino se ceñían a pagar los impuestos propios de tal que acostumbraban a ser los repartimientos de alcabalas y algún que otro repartimiento puntual para obras públicas, la obligación de residir amenos 10 años en de manera continuada y en algunos casos también ejercer su oficio, fuera cual fuese solo en la ciudad y no fuera de ella. En algunos casos el regimiento buscaba ciertos vecinos por sus cualidades como oficiales de los que carecía la ciudad y en estos casos no era raro que se les agasajase con vivienda, salario, monopolio para ejercer su oficio e incluso exención de…

Entradas más recientes

Nombramiento de regidor perpetuo.

La toma de poder en sede vacante, sustitución de cargos 1559

La querella sobre la tenencia de la insignia real entre el obispo y el reginiento en 1562

Una reflexión, Mondoñedo, el porqué, el como y el cambio del medievo a la edad moderna.

Notas sobre la cerca de la ciudad 1558

Personajes del Mondoñedo renacentista, el primer portero de consistorio, Juan de Cedofeita

Ordenanzas Perdidas. Datos sueltos extractos de los libros de consistorio. I (Condiciones para ser obligado a puestos municipales)

Cogedores, repartimientos y padrones